Bienvenidos a OBJETIVO TRADICIÓN, un proyecto que se basa en el estudio y la divulgación del patrimonio cultural inmaterial tan rico que posee España. Te invitamos a conocerlo a través de los ritos, costumbres, fiestas, tradiciones, folklore... que traemos hasta este espacio. ¡Gracias por tu visita!

sábado, 30 de noviembre de 2013

LOS RITUALES DEL FUEGO (I): “LA QUEMA DE LAS BARBAS DE SAN ANDRÉS” EN CASTILLO DE BAYUELA

Imagen de San Andrés, Patrón de Castillo de Bayuela
Las luminarias de San Andrés en Bayuela
Esta entrada será la primera de otras que se irán sucediendo en adelante en este blog, y que toma como protagonista al fuego. En otras entradas ya se ha hablado del fuego manifestado en forma de hoguera, luminaria, chozo… resaltando su importancia dentro de ciertos rituales festivos. Siempre que encontramos este elemento en una celebración, contamos con un trasfondo muy importante que se manifiesta a través de los diferentes sentidos que toma, dependiendo de la tradición en que se enmarca. Por norma general aparece como elemento sagrado, de purificación, y es que el fuego desde las primeras civilizaciones se consideró elemento destructor y a su vez creador de vida, “hacedor” de lo nuevo. Destructor en el sentido de acabar con lo viejo para dar paso a lo nuevo; las tierras se quemaban para generar una tierra más fecunda de cara a posteriores cosechas. También para acabar con los malos augurios, con los malos espíritus y dar lugar a una atmósfera purificada. Así con la llegada del cristianismo el fuego ha ocupado un lugar muy importante en las celebraciones litúrgicas -el fuego pascual, la venida del Espíritu Santo en Pentecostés en forma de lenguas de fuego, el protagonismo del fuego en la fiesta de la Candelaria…-. El fuego como elemento creador de vida se ha relacionado desde el origen de los tiempos con el Sol, el astro que genera vida, que madura las cosechas, que marca los tiempos del hombre… Vemos aquí como el Sol adquiere un carácter divino, de supremacía. Así, encontramos sentido a muchas de las fiestas que celebramos, que se enmarcan dentro de los solsticios de invierno y de verano, y en las que el fuego es el principal protagonista. En el solsticio de invierno las luminarias que se encienden por Navidad y pocos días después en la celebración de los “santos frioleros” o “santos viejos”, la Candelaria y San Blas, Santa Águeda… En el solsticio de verano la gran fiesta del fuego con motivo de la celebración de San Juan Bautista.
 
"Quemando las barbas a San Andrés"
En esta primera parte dedicada al fuego, y coincidiendo con la festividad que se celebra hoy en muchos puntos de nuestro país, traigo hasta aquí un ritual festivo en torno al fuego que se celebra en Castillo de Bayuela, un pueblo de la toledana Sierra de San Vicente, que honra a su Patrón San Andrés Apóstol. Se trata de las “luminarias” en la víspera de San Andrés en las que se cumple con la tradición de “quemar las barbas al santo”.


Los bayoleros disfrutan en torno al fuego
San Andrés Apóstol es titular de la parroquia de Castillo de Bayuela, y por ende, patrón de la villa desde hace siglos. A él dedican su fiesta patronal en los días que cierra el mes de noviembre. La tradición manda que los vecinos de Bayuela, en especial los niños, salgan días antes de la fiesta al monte a recoger haces de tomillo que después arderán en las  luminarias que se encienden repartidas por diversas partes del pueblo. Ya la noche de la víspera, el 29 de noviembre, tiene lugar el ritual de mayor intensidad de esta fiesta: el encendido de las luminarias y la “quema de las barbas del santo”. Los vecinos se agrupan en torno a los montones de haces de tomillo que componen la luminaria, esperando el toque de campanas de las ocho que anuncia el encendido de las hogueras – esto ya lo vimos hace unos días en los chozos de Puente del Arzobispo-. Es en ese momento cuando se prende fuego al tomillo y cuando empieza el ritual que los bayoleros denominan “quemar las barbas al santo”. No es algo casual, es un acto íntimamente relacionado con el carácter sagrado del fuego, un ritual purificador que previene de la llegada de malos augurios hasta este pueblo y que son ahuyentados en esta mágica noche otoñal. Me llama la atención el carácter sagrado que en este pueblo se concede a “las barbas de los santos”, pues no sólo las barbas del patrón San Andrés juegan un papel importante, sino también las de San Blas que los bayoleros celebran cada tres de febrero, y al que paran en la plaza durante la procesión para que todos los niños y niñas del pueblo le besen las barbas. Esta costumbre de “besar las barbas a San Blas”, es considerado un momento muy importante, pues se dice que todo niño que cumple con la tradición quedará protegido por el santo de cualquier mal de garganta.
 
Imagen de San Blas a la que se "besa las barbas"
Pero este ritual no es algo aislado propio solamente de este precioso enclave, he podido localizar otros lugares en los que se lleva a cabo recibiendo el mismo nombre. En Guadix (Granada), Gádor (Almería), Alicún (Almería), y Cabra del Santo Cristo (Jaén) cada mes de enero “queman las barbas a San Antón” en la víspera de su fiesta. También José Ruíz Fernández en su estudio “Rituales festivos en torno al fuego en la comarca de la Alpujarra”, se refiere a este ritual localizado en el pueblo almeriense de Berja, donde “queman las barbas a San Tesifón” en las hogueras denominadas “jumarrachos”, arrojando estampas del santo patrón al fuego con el fin de alcanzar algún favor de su mano divina. También en Los Realejos (Tenerife), “queman las barbas a San Juan” en las denominadas “fogaleras”, en la mágica noche del 23 de junio.

El cabro de los quintos
Es típico en Castillo de Bayuela asar castañas esa noche en la lumbre, así como todo tipo de carnes que los vecinos comparten en armonía hasta altas horas. Durante toda la noche, “los quintos”, toman también especial protagonismo. Aunque el servicio militar ya no existe, hay muchos pueblos como este que aún conservan esa figura tan presente en sus fiestas y en sus “ritos de paso”. Los quintos de Bayuela van acompañados de un macho cabrío, al que en este pueblo se denomina “cabro”, y que pasean por todas y cada una de las luminarias. Esta es otra parte importante de la fiesta, con el valor añadido de haber sabido mantener la presencia de los quintos que en otras épocas tuvieron gran relevancia.

Ya a la mañana siguiente, el 30 de noviembre, Castillo de Bayuela festeja a su patrón San Andrés Apóstol, al que dedican una misa. Desde hace años, la procesión dejó de ser otro de los puntos álgidos de la fiesta dejándose de realizar, pero me cuenta uno de mis informantes que se está barajando la posibilidad de recuperarla. Finalizada la misa en honor al Apóstol, en la plaza del pueblo se reparten las tradicionales migas que todo el pueblo degusta para poner punto y final a su fiesta patronal.

Agradezco la colaboración de mi amigo Carlos Fresneda, de Castillo de Bayuela, que me ha facilitado las fotos que tan bien ilustran esta entrada.
 
San Andrés en su altar de cultos preparado para su día grande
 
*Todos los textos y las imágenes son propiedad del autor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario