Bienvenidos a OBJETIVO TRADICIÓN, un proyecto que se basa en el estudio y la divulgación del patrimonio cultural inmaterial tan rico que posee España. Te invitamos a conocerlo a través de los ritos, costumbres, fiestas, tradiciones, folklore... que traemos hasta este espacio. ¡Gracias por tu visita!

jueves, 14 de noviembre de 2013

LAS “CASTAÑAS DE SAN DIEGUITO” DE NOVÉS

Novés es un pueblo de la provincia de Toledo, perteneciente a la comarca de Torrijos, que cuenta con un amplio abanico de festividades que, además de ser llamativas, siguen manteniéndose imperecederas a pesar de los nuevos tiempos en los que las tradiciones se están viendo mermadas en algunos casos por diversos factores. Si tuviéramos que hablar de la fiesta novesana por excelencia, está claro que lo haríamos de su Semana Santa, tan famosa por su “Procesión de las Caídas”, por el “Desclavamiento”, o por su gastronomía de vigilia tan peculiar y variopinta. Se trata de un pueblo que ha sabido inculcar el amor y respeto por sus tradiciones a las generaciones que se han ido sucediendo a través de los tiempos. De ahí que, fiestas que ya no existen en otros lugares, en Novés se siguen celebrando como lo hicieron antaño. Una de ellas es la que traigo hasta esta entrada, peculiar como la que más y con ese toque cariñoso que siempre aporta la infancia. Se trata de la Fiesta de las Castañas de San Dieguito, en la que los niños que forman parte del colegio del pueblo son los protagonistas.
En Novés siempre se ha conocido esta curiosa tradición en la que los niños honran a San Diego de Alcalá agasajándole con un fruto tan otoñal como son las castañas. Aunque la fiesta litúrgica del santo sevillano se celebra el 13 de noviembre, los novesanos siempre lo han festejado el 30 de dicho mes, pasándose en los últimos tiempos al viernes o lunes más cercano a ese día. La fiesta se compone de varias partes que con el paso de los años han ido variando, pero sin desvirtuar la esencia principal de la celebración. Según me cuentan mis informantes, antiguamente los niños salían días antes de la fiesta a pedir dinero casa por casa para costear las castañas, era lo que se denominaba “apuntarse a San Dieguito”. Por tanto, las gentes que ofrecían a los niños esos donativos también recibían el día del Santo algunas de las castañas que se habían comprado con ese dinero aportado por el vecindario. En la actualidad esa petición no se lleva a cabo, pues los niños reciben las castañas en el colegio habiendo abonado anteriormente una cantidad para ello.

Hasta hace varias décadas, la víspera de la fiesta se encendía una gran luminaria en la plaza del pueblo en la que se quemaban trastos viejos que los vecinos ya no usaban, así como leña y otros materiales. La luminaria ya no se hace en nuestros días, es una de las partes de la fiesta que se han perdido.

El día de “San Dieguito”, los niños y niñas hasta hace unos años salían a media mañana del colegio para asistir a los actos propios de la fiesta; en la actualidad se reúnen todos directamente en la iglesia junto con sus padres. Primeramente acuden a Misa en la que participan activamente, para después sacar en procesión por las calles de Novés la pequeña imagen de San Dieguito a la que previamente se ha engalanado con un arco de flores, y a la que han colgado unas castañas de su brazo. Las andas son portadas por los niños y niñas de 6º de primaria, y dan una vuelta a la manzana por las inmediaciones de la parroquia. Uno de los puntos álgidos de la fiesta es el que se produce al final de la procesión cuando el Santo ha entrado en la iglesia: el canto de las “Letrillas a San Diego”, que entonan los niños y niñas. Se trata de unos gozos en los que se destacan las virtudes del santo y donde se habla de su obra y milagros. Las reproduzco íntegras por su antigüedad y por lo curioso de su letra:

Los niños con sentimiento
Os invocan fervorosos
Atended Diego Glorioso
Nuestros pueriles acentos

En el siglo bullicioso
Vuestro espíritu no hallaba
La soledad que anhelaba
Para ser todo dichoso.
Os retiráis animoso
Del Seráfico al convento.
Atended Diego Glorioso
Nuestros pueriles acentos

En el huerto retirado
Con la misteriosa cruz
Contemplabais a Jesús
Fiel amante enamorado.
En su escuela amaestrado
Fuisteis un raro portento.
Atended Diego Glorioso
Nuestros pueriles acentos

Por la grande devoción
que teníais a María
los enfermos a porfía
curabais con gran amor
de la lámpara de Dios
con el óleo y el santo ungüento.
Atended Diego Glorioso
Nuestros pueriles acentos

Por los pobres mil favores
Cada día os pediremos
Pues bien sabido tenemos
Que volvéis el pan en flores.
El Señor de los señores
A vuestro ruego es atento.
Atended Diego Glorioso
Nuestros pueriles acentos

Despedida
En el día de tu fiesta
Estamos todos contentos.
Atended Diego Glorioso
Nuestros pueriles acentos.
De ti bendito San Diego
Se despiden estos niños
Y te ofrecen su cariño
Cifrando en ti su consuelo.

Después de los cultos religiosos los niños vuelven al colegio donde tiene lugar otro de los actos tradicionales de la fiesta: el reparto de las castañas que previamente han sido bendecidas por el cura párroco. Los alumnos de 6º son los que se encargan de preparar las castañas que ha comprado el colegio y envasarlas para su posterior entrega; días antes estos han vendido junto con algunos comercios de la localidad las papeletas para poder recogerlas. Después de la llegada al colegio primero recogen las castañas los niños y niñas que previamente han comprado las papeletas, y después la gente del pueblo que continúa con la tradición. Una vez recogido todo el dinero, se paga el importe de las castañas, y con lo que sobra se paga al señor cura la misa y la procesión, y con el resto preparan una chocolatada para los niños del colegio en Navidad. Para culminar este día, el colegio organiza una exposición de castañas que los niños y niñas han decorado, y a la que acuden también los padres.

Como vemos, se trata de una fiesta donde los niños son los protagonistas, podríamos equipararla con otras fiestas de las denominadas “de inversión de papeles o cargos” en las que los niños desempeñan funciones propias de los mayores, como es el caso de la conocida “fiesta del obispillo” que se celebra en diciembre por San Nicolás o los Santos Inocentes en numerosos puntos de España. En esta de San Dieguito, los niños juegan un papel que normalmente desempeñan los adultos, como es el hecho de portar las andas de la procesión, la preparación y embolsado de las castañas…

 
Desde estas líneas quiero expresar mi más sincero agradecimiento al colegio de Novés, y en especial a Jamila, su jefa de estudios, por la valiosa información que me ha aportado para poder escribir esta entrada, así como por algunas de las fotos que se adjuntan.

*Todos los textos, así como las imágenes y archivos de vídeo son propiedad del autor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario