Bienvenidos a OBJETIVO TRADICIÓN, un proyecto que se basa en el estudio y la divulgación del patrimonio cultural inmaterial tan rico que posee España. Te invitamos a conocerlo a través de los ritos, costumbres, fiestas, tradiciones, folklore... que traemos hasta este espacio. ¡Gracias por tu visita!

domingo, 9 de febrero de 2014

LA SANTA Y MILAGROSA CRUZ DE BATRES: LEYENDA Y TRADICIÓN


Batres es un bello pueblecito de la provincia de Madrid, que se halla cercano al curso del río Guadarrama. Atesora un impresionante castillo ligado a la familia del insigne poeta Garcilaso de la Vega, quien residió en él. Se encuentra Batres rodeado de una espesa arboleda que cobija regatos y fuentes que hacen de este lugar un enclave singular. Pero si hay algo por lo que los hijos de Batres se sienten orgullosos, es por guardar con celo en su iglesia parroquial una Milagrosa Cruz a la que tiene por patrona y que está ligada a una bonita leyenda que ha pasado de generación en generación.
Allá por el siglo XVI, un labrador recogió leña del monte que llevó a su casa para combatir los rigores del invierno. Colocó los leños en su hogar y tras varios intentos, no fue capaz de encender la lumbre. De repente un resplandor de luz y fuego iluminó el lugar y en su centro se formó una Cruz con los leños que se disponía a quemar. El milagroso hecho se puso en conocimiento de los pueblos de los alrededores, y fueron los vecinos de Añover de Tajo, en la vecina provincia de Toledo, quienes rápidamente solicitaron la milagrosa Cruz alegando que se les había robado durante la invasión musulmana. Esto dio lugar a un pleito entre ambos pueblos, ganando Batres, donde quedó la Santísima Cruz para ser venerada por siempre. Cuenta la tradición que tanta repercusión tuvo el pleito que hasta el Papa Pío V intervino, regalando al pueblo de Batres unas sandalias suyas que fueron conservadas hasta la guerra civil en la parroquia.
 Las coplillas que componen el himno a la Cruz de Batres, hablan de estos sucesos y de la devoción que se la ha tenido y se la tiene:
Santa Cruz, que te robaron
En el pueblo de Añover
Y te trajeron a Batres
Para ser patrona de él.

Santa Cruz y Milagrosa,
¡Cómo te harían astillas
Siendo una Cruz tan hermosa
Que a todo el pueblo iluminas!

Santa Cruz y Milagrosa,
De rodillas te pedimos
El agua para los campos
Hombres, mujeres y niños.
Desde entonces, el pueblo de Batres ha custodiado con gran fervor la sagrada efigie de la Cruz de madera que lleva pintado a Cristo en su interior, celebrando fiestas en su honor cada mes de febrero. La fiesta toda la vida se ha hecho el 9 y 10 del citado mes, pasando en la actualidad al fin de semana más próximo. El domingo anterior a la fiesta, la Cruz, que preside el retablo mayor de la iglesia de Batres, es bajada y expuesta a la adoración de los fieles. El sábado siguiente, víspera de la fiesta grande, muy de mañana los mozos del pueblo van a los montes cercanos a recoger la leña con la que se encenderá por la noche la hoguera. Como en toda fiesta de invierno, el fuego no podía faltar. La lumbre se mantiene encendida toda la noche en el centro de la plaza mientras se celebra un baile para todo el pueblo. Me contaba una vecina de Batres que antiguamente los encargados de amenizar la noche de la víspera y el resto de actos de la fiesta, eran los músicos de la banda del vecino pueblo de Carranque, en la provincia de Toledo. Cuenta que venían andando hasta Batres y que era tradición que cada músico fuese acogido en una casa del pueblo, en la que hacía noche.
Ya el domingo, el día grande de la Santa Cruz de Batres, tienen lugar los actos tradicionales de la fiesta, eminentemente religiosos. Por la mañana se celebra la santa misa, y finalizada ésta, el pueblo se reúne en la plaza para compartir un aperitivo. Ya por la tarde, se saca la Cruz en procesión para recorrer las calles del pueblo. Va ricamente engalanada con un vistoso arco de flores y con cintas de tela de muchos colores. Al llegar la Santa Cruz a la iglesia tienen lugar las tradicionales pujas, uno de los momentos más emotivos de la fiesta, donde los batreños entregan altas cantidades económicas para obtener el privilegio de portar las andas o las cintas. Se pujan los cuatro brazos, divididos en dos partes cada uno, así como las múltiples cintas que adornan la Cruz. Acabadas las pujas, se dan por concluidas estas fiestas tan queridas por las gentes de Batres.

 
 *Todos los textos, así como las imágenes y los archivos de vídeo, son propiedad del autor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada