Bienvenidos a OBJETIVO TRADICIÓN, un proyecto que se basa en el estudio y la divulgación del patrimonio cultural inmaterial tan rico que posee España. Te invitamos a conocerlo a través de los ritos, costumbres, fiestas, tradiciones, folklore... que traemos hasta este espacio. ¡Gracias por tu visita!

miércoles, 23 de mayo de 2018

LOS "CINTILLOS" DE SANTA QUITERIA DE FUENTE EL FRESNO

En torno al 22 de mayo, la localidad de Fuente el Fresno, en la provincia de Ciudad Real, celebra sus fiestas grandes en honor a Santa Quiteria. Esta mártir del siglo II recibe una veneración especial en este pueblo manchego, cercano a Marjaliza, en la provincia de Toledo, donde según la tradición, la Santa sufrió el martirio.
Se trata de una fiesta con mucho arraigo que arranca varias semanas antes de los días grandes. Son varios los ritos que la componen y que, por su particularidad, la hacen única.

Quizá uno de esos momentos más llamativos sea la confección de los "cintillos" con que se engalana la carroza sobre la que pasea la Santa en las procesiones. Las cuatro Mayordomías que preparan la fiesta son las encargadas de realizar estos "cintillos" junto a las manos expertas de varias mujeres fuenteras que cada año desempeñan este laborioso trabajo. Los mayordomos días antes recorren el pueblo recogiendo las campanillas, medallas, cascabeleras, rosarios, broches, cadenas... que los devotos de Fuente el Fresno entregan para confeccionar los "cintillos". En una lista van anotando lo que cada vecino entrega para así, pasada la fiesta, poderlo devolver.

Manda la tradición que los "cintillos" se hagan en la casa de una de las Mayordomías, para lo que se hace un sorteo entre ellas. Durante varios días estas se reúnen en la casa que ha resultado elegida para confeccionar los "cintillos". Hasta allí acuden algunas mujeres que desde hace muchos años se encargan de esta compleja, preciosa y antigua tradición, que en muchos casos han heredado de sus mayores. Muchas otras mujeres aprenden esta labor para que la tradición continúe.
Cuatro son los "cintillos", uno por cada una de las Mayordomías, que se realizan en varias tardes. Sobre unas varillas metálicas se coloca un paño rojo adornado con pasamanerías y flecos dorados. Sobre ello se van cosiendo las campanillas, las cascabeleras, las cadenas, las medallas y finalmente los rosarios y unas florecillas de tela que rematan la parte superior. Todo en perfecta simetría, cosido con gran delicadeza; en cada puntada una muestra de la gran devoción que Fuente el Fresno profesa a su patrona.
Cada tarde de "cintillos" supone una gran fiesta en la que también tienen cabida los cantos tradicionales en honor de la Santa mártir. Unas letras que hablan de la vida y milagros de Santa Quiteria, y de la fe que este pueblo ciudadrealeño tiene hacia ella:
Fuente el Fresno es un rosal,
Santa Quiteria una rosa,
Por eso los Mayordomos
la llevan en su carroza.

Al entrar en Marjaliza
hay una zarza pomposa,
donde sufrió los martirios
Santa Quiteria Gloriosa.

Santa Quiteria Gloriosa,
que por la Fuente pasaste,
como tanto te gustó,
de patrona te quedaste.

Cuando se terminan de confeccionar los "cintillos", cada Mayordomía se encarga de custodiar uno hasta que la víspera de la fiesta se llevan a la iglesia y se colocan en la carroza de la Santa. La acompañarán con su particular e inigualable "tintineo" en las procesiones que recorren el pueblo en los días grandes. Al atardecer de la última jornada festiva se retiran las joyas a la Santa, así como los "cintillos", y se devuelven las joyas a sus propietarios. Y así cumple Fuente el Fresno su secular tradición, muestra de devoción y de cariño hacia sus señas de identidad.
Este año he tenido el enorme privilegio de asistir a la confección de estos "cintillos", gracias a la invitación que me emplazó mi amigo José Luís por ser ser su familia una de las Mayordomías de 2018 -la de Sina y José Luís-. Agradezco de corazón a las tres Mayordomías por haberme permitido asistir a este precioso momento, en el que tanto aprendí de los testimonios de los allí presentes. También a las expertas mujeres que mientras cosían joyas se prestaron al reportaje fotográfico. Fue un verdadero placer compartir esa tarde con vosotros. ¡Un millón de gracias!








*Todos los textos, así como las imágenes, son propiedad del autor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario